El proceso de coeducación comienza en la familia y la escuela. Siendo los primeros espacios de socialización desde los cuales se compensan los desajustes de origen diverso, como aquellos que provienen de perjuicios sexistas que pueden incidir en el desarrollo de los niños/as en sus primeros años.
Para lograr la igualdad entre los géneros, niños y niñas han de practicar la igualdad de derechos y compartir responsabilidades desde una edad temprana.
Desde la escuela se educa para la igualdad, la paz, la cooperación y la solidaridad.

Lina Gálvez, directora del Máster Universitario en Género e Igualdad en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y experta en este tema, da cinco recomendaciones a las familias para que eduquen a sus hijos en la igualdad y eviten conductas sexistas.VER

Aquí os dejamos una serie de cortos sobre igualdad y no discriminación que se pueden trabajar tanto en el aula como en casa. VER

Contacta