La idea de escribir este artículo nace el 8 de marzo esperando a que se abriera el semáforo para los peatones, cuando oigo a un niño que le dice a su madre que  una niña de su clase dijo ” que era su día “y el niño le explicó a su madre que no era su cumpleaños que  por qué dijo  eso y su madre le contestó “que era el Día de la Mujer” y el niño preguntó  por su significado .Es imprescindible comenzar por educar a los niños desde pequeños en el respeto hacia los demás, que  se les explique  el gran problema de la desigualdad entre hombres y mujeres y tratar de inculcar valores que trasmitan que todas las personas tienen los mismos derechos para erradicar la violencia de género. La situación de la mujer ha evolucionado notablemente en el último siglo, pero aún queda mucho por hacer pues siguen perdurando prácticas discriminatorias y sexistas.

Contarles un cuento o leer un cuento  es la mejor manera para aprender por qué se celebra el Día de la Mujer. VER

Hoy es un día muy especial para todas las mamás, seños, tías, abuelas, hijas… Es como celebrar juntas nuestro cumpleaños. En este día recordamos todo lo que hemos hecho las mujeres a lo largo de la historia.
Hoy nos parece muy normal que las niñas y los niños podamos estudiar, decir lo que pensamos, participar encasa, jugar juntos o soñar cómo seremos cuando crezcamos. Pero no siempre ha sido así. y aún hoy en algunos lugares las mujeres y las niñas tienen que hacer unas cosas y los niños y los hombres otras.
Por eso en la ONU -un edificio muy importante, adornado con las banderas de todos los países- se está teniendo una reunión muy importante para estudiar si a las niñas y las mujeres de todo el mundo les respetan sus derechos.
Hace mucho tiempo atrás las mujeres trabajaban en el campo, en los molinos, cardaban la lana y hasta eran herreras… pero cuando el trabajo empezó a escasear les prohibieron que aprendieran estos oficios y se quedaron trabajando en casa. Aunque hacían muchísimas cosas cuidando de lo importante de la vida, no se les reconocía ni valoraba. Muchas no estaban conformes y a pesar de las dificultades, escondiéndose o disfrazándose, se hicieron científicas, políticas, pintoras, médicas, escritoras, inventoras…. ¡Bueno que hicieron de todo! En muchas ocasiones se unieron para apoyarse unas a otras y para protestar. Así, entre todas, consiguieron el derecho a votar y todos los demás derechos.
La verdad es que les debemos mucho a estas mujeres porque hicieron posible lo que parecía impensable ¡Y ya nadie puede decir: “ no puedes hacer eso porque eres niña o porque eres niño”. Texto extraído y adaptado “Por preguntar que no quede. Nosotras creamos el mundo. Cuadernos de Educación en Valores 2”


A continuación os dejamos tres puntos fundamentales para que tus hijas e hijos comprendan el por qué del “Día de la Mujer”

1. Comencemos por las mujeres en la historia

Es importante empezar a hablar de esa invisibilidad no mencionada. Todas esas mujeres que han hecho tanto por la ciencia, por la literatura, por la tecnología, por la naturaleza, por la humanidad. Y podemos comenzar hablando de ellas bien a través de cuentos infantiles biográficos (cada vez hay más) o de películas que nos cuentan historias que nunca se contaron. También hay algunos artículos interesantes que nos pueden ayudar.
Un ejemplo de los cuentos sería la serie de Pequeña y Grande VER


2. Sigamos por la historia de las mujeres

Una vez hayamos recorrido a todas esas geniales mujeres conocidas centrémonos en nuestra familia y nuestro entorno. Seguro que tenemos maravillosos modelos de abuelas, tías, sobrinas, madres en nuestra cercanía que son ejemplos por sí solas. Hablemos sobre ellas, hablemos con ellas si todavía viven e incluso podemos rendirles homenaje. ¿Cómo? ¿Qué tal con un mural hablando sobre la abuela?¿Un vídeo de youtube donde honremos a esa magnífica tía?¿Y una pintura sobre la vida de nuestra propia hermana?

3. Hagamos historia como mujeres

El tercer y último paso para que nuestras hijas e hijos entiendan el por qué de un “Día de la Mujer” y del feminismo es ser un buen ejemplo para ellos. No es suficiente hablar de grandes modelos de mujeres si nuestra propia personas se encuentra muy alejada de ellos.
Todas, mujeres y hombres, podemos analizar nuestros actos y nuestros discursos para ver qué podemos mejorar en ellos. No hemos de olvidar que somos un gran espejo en el cual nuestros hijos se ven reflejados continuamente. Y aunque ello no quiere afortunadamente decir que imitarán todo lo que vean, sí es cierto que se sentirán fuertemente influenciados por nosotros en muchos aspectos. (Realkidds)

 

 

Contacta