Un año más hemos celebrado el 23 de abril el   Día del Libro,  que nos recuerda que tres grandes de la literatura murieron el mismo día Miguel de Cervantes (murió el 22 de abril y fue enterrado el día 23), William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. El  Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor fue fijado por la UNESCO en 1995.

En España se empezó a celebrar el 7 de octubre para conmemorar  el nacimiento de Cervantes con una fiesta dedicada al libro español.

El escritor valenciano Vicente Clavel impulsó la propuesta que se presentó en la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 para dedicar un día de cada año a celebrar la Fiesta del Libro. Dos años después, Clavel reiteró su proposición en Cataluña e inició estas mismas gestiones en Madrid.

Durante casi 5 años se celebró en esta fecha, pero al poco tiempo surgieron las dudas y críticas al día elegido. Por una parte  no se sabe a ciencia cierta el día exacto del nacimiento  de Cervantes y por otra parte porque, teniendo en cuenta que se trata de una festividad callejera, la  primavera se presta más a este tipo de celebraciones.Finalmente, en 1930, se se acordó trasladar la Fiesta del Libro al 23 de abril de manera definitiva.

En Cataluña, todos los años se celebra el Día de Sant Jordi 23 de abril, con motivo del patrón oficial de la comunidad autónoma. Las características de esta festividad giran en torno a los libros, las rosas y la reivindicación de la cultura catalana.

Sus orígenes se centran en la decapitación del caballero Jordi, un santo bajo las órdenes del emperador Diocleciano que fue asesinado ese día y sobre el que empezaron a circular historias fantásticas como  LA LEYENDA DE SAN JORDI. La veneración a este santo hizo que se conmemorara  su muerte y sea considerado  desde 1456, el patrón oficial de Cataluña.

Cada año en nuestras aulas  en todo momento y especialmente  el Día del libro animamos a nuestros alumnos y alumnas a leer, pues la lectura es un  pilar básico insustituible en todos los centros, ya que en gran medida estimula la imaginación y ayuda al desarrollo del pensamiento abstracto, así como enriquece el vocabulario, ejercita el cerebro, fortalece la capacidad de concentración y atención, se práctica la lectura mecánica y comprensiva, fomenta su curiosidad y un largo etcétera.

En la lectura por placer se crea un vínculo entre el lector y el libro que es capaz de divertir, entretener, desarrollar la imaginación, enriquecer el vocabulario, conocer lugares nuevos y exóticos… sin ningún propósito concreto más allá de del placer que otorga la lectura. Tanto en el colegio como en casa tenemos que ayudar desde edades muy tempranas a crear el interés y gusto por la lectura , os dejamos algunas ideas para llevar a cabo en el ámbito familiar

Algunas recomendaciones como 45 lecturas para conmemorar el Día Internacional del libro Infantil Y juvenil os  ayudarán  a crear el hábito de la lectura y disfrutar de maravillosas, apasionantes historias que hoy más que nunca necesitamos de ellas para evadirnos de esta pandemia que lleva acompañándonos más de un año.

Por último, sugerimos  30 escritoras con el objetivo de fomentar la lectura y reivindicar el papel de la mujer en el mundo literario.

Fuentes: National Geographic (Historia). Las Provincias (Educación). Educación 3.0.Pinterest. www.lainformación.com.