La importancia del Mindfulness en el contexto escolar

Tal vez habéis escuchado este término Mindfulness pero exactamente no sabéis a que hace referencia, en este artículo os lo explicamos. Esta técnica está basada en la meditación Vipassana, una antigua técnica de meditación de la India que consiste en   «tomar conciencia del momento presente», «tomar conciencia de la realidad», «vivir el momento».

Mindfulness es una de las primeras traducciones que se hicieron de la palabra «sati» que es una nominalización del verbo «sarati» que significa «recordar». Tiene raíz en el budismo pero el Mindfulness se enseña desprovisto de  cualquier componente o terminología oriental y religiosa.

Mindfulness en el contexto escolar mejora la atención

La investigación científica ha demostrado que Mindfulness en el contexto escolar permite la atención, concentración y regulación emocional pues la mayor parte del rendimiento académico es gracias a estas habilidades, además de facilitar el bienestar emocional y psicológico de los niños y adolescentes.

Mindfulness es el desarrollo de la habilidad de prestar atención en el presente, con interés, curiosidad y aceptación. Esta técnica enseña a gestionar emociones, aumenta la inteligencia emocional, reduce la ansiedad, estrés y cuidado de uno mismo.

Eline Snel es Terapeuta y Profesora de Mindfulness, uno de sus libros más   reconocidos  para practicar el Mindfulness en famillia se titula «Tranquilos y atentos como una rana»  por el título os podéis imaginar que método  emplea «Método de la rana», parte de la observación de una rana: respira tranquila, está atenta y actúa.

Prestar atención a la respiración

Lo que los niños y niñas aprenden con la respiración es que cuando prestas atención a la respiración al movimiento que haces al respirar, no puedes pensar y preocuparte a la vez, es imposible porque nuestro cerebro no está preparado para pensar dos cosas a la vez.

Es muy útil reunir todas las preocupaciones en un mismo lugar donde podemos prestarles atención y la respiración nos ayuda a ello. Cuando los niños son conscientes de estos pensamientos a los que quiere reaccionar de manera inmediata también pueden aprender a parar para pensar, dejar de actuar impulsivamente y aprender a gestionar las emociones.Según  Eline Snel : «esta técnica no es una varita mágica pero ayuda a surfear en las olas, ayuda a ser conscientes mientras lo piensas y lo sientes». 

«Hay que aprender a surfear»

Terminamos con el último comentario que hace Eline Snel en el vídeo porque es para tenerlo en cuenta, ya que vivimos en la actualidad a un ritmo frenético. » Hay que tratar de hacer una sola cosa a la vez y disfrutar de la vida porque hay muchas cosas de las que disfrutar, pero también ocurren cosas que no son tan buenas, la vida es un conjunto de ambas» y añadimos: «Hay que aprender a surfear». Desde el Colegio Mater Clementissima esperamos que este artículo os haya resultado útil e interesante.

 

mindfulness en el contexto escolar

 

Valóranos
Contacta